Atlántida a la vista – El Ojo de África

Home / Archeology / Atlántida a la vista – El Ojo de África
Spread the love

Atlantis a la vista – El Ojo de África (1ra parte)

El “Ojo de África” es una nueva posibilidad geográfica que tiene a los buscadores de la ciudad perdida de la Atlántida muy entusiasmados. Esta vez no podemos negar que los estudios preliminares coinciden altamente con las existentes descripciones de Heródoto y Platón. Su locación, sus medidas, su aparente edad y contexto geológico prometen evidencias de una historia unica.  La historia de una civilización que hemos perdido en el tiempo.

La estructura de Richat (Guelb er Richât), también conocida como el “Ojo del Sahara” o el “Ojo de África” ha constituido una incógnita desde su descubrimiento. Esta estructura fue vista por primera vez en todo su esplendor en los años 60s, por astronautas orbitando la Tierra. Increíblemente, aunque han realizado varios estudios geológicos de esta estructura en los últimos 50 años, hasta hoy no ha habido aun ningún proyecto arqueológico.

Ubicación

El Ojo del África se halla en la zona desértica del Sahara de la nación africana de Mauritania, a casi 500 km Noroeste de su costa Atlántica.  Su peculiar forma de círculos concéntricos casi perfectos, única en las estructuras terrestres es realmente un gran enigma para los geólogos.

¿Es la estructura de Richat una formación natural o artificial?

Con una cuenca de aproximadamente 50 km de diámetro en su lado más extenso, la estructura en si mide 23.5 km de diámetro en su circulo externo. Aun con ese gran tamaño, desde el nivel del suelo solo se ven lo que parecen ser valles y extensiones de piedras amontonadas. La estructura en si tiene un alto grado de erosión, lo que denota miles de años de asentamiento.

El Geólogo Alan Lester de la Universidad de Colorado dijo en una entrevista que “cuando ves algo tan concéntricamente perfecto y grande en tamaño, es razonable el preguntarse si podría ser natural o hecho por el hombre”.

3D de la estructura obtenido por cortesía de Shuttle Radar Topographic Mission (SRTM)
3D de la estructura de Richat obtenido por cortesía de Shuttle Radar Topographic Mission (SRTM) - IEDA Browser

Teorias de formación

Las teorías científicas sobre su formación abundan, sin embargo todas han sido desacreditadas de una forma u otra. La teoría de un impacto extraterrestre de un meteorito fue descartada por falta de evidencia. Un meteorito que produzca una estructura de tal tamaño debió haber dejado “materiales de impacto” como esférulas de vidrio, cuarzos deformes y rastros de iridio.

¿Podría entonces ser un vestigio de una caldera volcánica? Aunque existen viejos volcanes en el Sahara, son una fracción del tamaño de la estructura Richat. También existen diferencias esenciales, como su forma y falta de pigmentos bacteriales normalmente asociados con las calderas volcánicas.

Finalmente, estudiaron la posibilidad de que el Ojo de África fuera producido en un pasado remoto por un cámara de magma debajo de la corteza terrestre. En definitiva, un volcán o chimenea de magma que no tuviera la potencia de presionar a la corteza para disparar su presión. Esta última teoría también fue descartada por la gran diferencia de tamaño entre las estructuras de este tipo y la gran magnitud de la estructura en Mauritania.

Es evidente que hay una ultima posibilidad que no se ha explorado, y que recién esta tomando impulso: la intervención del hombre. Me imagino que para ello tendríamos que contar con un valiente equipo arqueológico, que no solo resistiera las inclemencias del Sahara, sino también la mofa de sus colegas…

Ignorando lo que sabemos

A esto me pregunto, ¿cuando la humanidad se convencerá que toda historia, no importa cual sea su antigüedad, está basada en hechos reales?.

En 1870 Heinrich Schliemann descubre la antigua ciudad de Troya, basado mayormente en la Ilíada de Homero, que hasta ese día se consideraba una fantasía literaria. Como si fuera poco, en base a su gran conocimiento de la Ilíada y la Odisea del mismo Homero, Schliemann descubrió grandes tesoros en la ciudad de Micenas. Los tesoros descubiertos por Schliemann fueron la sensación del mundo hasta el descubrimiento de la tumba KV62 del niño rey Tutankamón por Howard Carter en 1922.

En el año 2000, Frank Goddio del Instituto Europeo para la Arqueología Submarina encuentra las ruinas de la mítica ciudad de Tonis-Heracleion bajo el agua, a 2.5 km de Alejandría, Egipto. Hasta entonces, solo los antiguos historiadores Heródoto (484-425 AC), Estrabón (63 AC-19 EC), Diodoro Sículo (siglo I AC) y los reyes de la dinastía Ptolemaica habían mencionado a esta ciudad.

Dwarka (Dvaraka), la legendaria ciudad del Sr. Krishna mencionada en escrituras sanscritas de las Vedas fue encontrada 70 metros bajo el agua por arqueólogos hindúes. La ciudad tiene por lo menos 9,500 años y cubría una superficie de 8 km por 4 km.

busto de Herodoto

Heródoto (484-425 AC)

La considerada fantasía griega de las Amazonas, mencionadas por Heródoto, parece no haber sido fantasía después de todo. Arqueólogos rusos y estadounidenses descubrieron 44 tumbas en Kazakstán. Excavando desde 1993 a 1997 cerca del poblado de Pokrovka, casi en la frontera con Rusia, encuentran tumbas con restos óseos de mujeres enterradas con armas de guerra. Estas tumbas son de origen indoeuropeo y datan del Siglo VI al Siglo II AC.

Heródoto admite nunca haber visto una amazona, y que su conocimiento deriva de otras personas. Sea una coincidencia o no, no podemos negar que las tumbas se hayan en la estepa Sármata, justamente donde el escritor sugirió que estas guerreras moraban.

“Creo que somos una especie con amnesia. Creo que hemos olvidado nuestras raíces y nuestros orígenes.” – Graham Hancock

Pareciera que cada tanto encontramos evidencia que ratifica a una leyenda, una historia o a un escritor antiguo. Sin embargo, aún no hemos aprendido a buscar estas evidencias partiendo de lo que muchas personas y civilizaciones dejaron escritas en piedra y papiro. Por lo general el mundo científico ortodoxo se rige por los tiempos impuestos por sus propias teorías, ignorando datos, informes y tecnologías descritos por nuestros antepasados humanos.

Nuestro conocimiento sobre la Atlántida

Heródoto (484 – 425 A.C.) fue el primero (según sabemos) en escribir del pueblo Atlante, al relatar que vivían al Sur de las Montañas Atlas de la Libia Occidental. Conste que los antiguos griegos llamaban Libia a la mayoría del territorio de África del Norte, al Este de Egipto. Intérpretes y expertos en Heródoto de los últimos 200 años han compilado mapas con sus descripciones que posiciona a los Atlantes justo en África Occidental.

ORBIS HERODOTI - Mapamundi según Heródoto.
ORBIS HERODOTI - Mapamundi según Heródoto. (reconstrucción)

Ahora, a quien realmente debemos los detalles sobre la ciudad de Atlántida es a Platón (427 – 347 A.C.). Platón escribió extensiva y detalladamente de la Atlántida como parte de un dialogo entre dos personajes, Timeo y Critias. El mismo escritor nos dice que su conocimiento sobre la Atlántida provino de su antepasado (6 generaciones atrás), el famoso legislador ateniense Solón (c. 638 A.C. – c. 558 A.C.).

Busto de Platón (427 - 347 AC)

Platón (427 – 347 AC)

Platón también fue muy especifico con la descripción del tiempo de apogeo de la Atlántida, escribiendo que los eventos del relato databan de 9,000 años antes de Solón. O sea que la tragedia sufrida por la ciudad de la Atlántida tuvo lugar hace unos 11,600 años atrás.

Solón había viajado a Egipto donde sacerdotes egipcios de la ciudad de Sais (hoy sumergida en el lodo del delta del Nilo) le contaron sobre la historia y ubicación de la Atlántida, mostrándole una línea de tiempo tallada en las paredes del templo. Así también los sacerdotes admitieron que Egipto fue una dependencia o colonia Atlántica 9,000 años atrás, parte del imperio Atlántico del Mediterráneo. Finalmente, Solón fue informado de la desaparición de la isla de los Atlantes “en un día y una noche” a causa de una violenta catástrofe y un diluvio.

Lamentablemente, el dialogo termina inconcluso en el libro VI, después de la descripción del cataclismo.

En resumen

Existe una nueva posibilidad geográfica para la búsqueda de una civilización que perdimos. Hasta el día de hoy, la historia de la Atlántida está llena de imaginación y misterio. Ahora, fuera de toda fantasía, deberíamos inspeccionar la evidencia seriamente e investigar el lugar físico.

El descubrimiento de Gobleki Tepe en Turquía da evidencias de una civilización de mas de 12,000 años. Es muy posible que, buscando en el Ojo del Sahara, encontremos otra del mismo periodo.

En la segunda parte detallaré todas las coincidencias entre la descripción Platónica de la Atlántida y la región y estructura del Ojo del Sahara.

¿Realmente te sorprendería si descubrimos que debemos sacarnos el sombrero ante Heródoto o Platón una vez más?

 

CONTINUAR A LA 2DA PARTE:

Coincidencias entre la Atlántida y el Ojo de Africa

REFERENCIAS

  1. Coordenadas de la Estructura de Richat en Google Earth: 21.1216111802 -11.4021583914 (21.1269° N, 11.4016° W)
  2. NASA – Richat Structure, Mauritania – 23 de marzo de 2008
  3. The Geology News Blog – Richat Structure in Mauritania – 25 de setiembre de 2010
  4. National Geographic – Thonis-Heracleion, un cementerio de barcos – 4 de abril de 2013
  5. GoUNESCO – Make Heritage Fun! – Where mythology meets reality: sunken city of Dwarka – 2017
  6. Heródoto – Los nueve libros de la historia. CreateSpace Independent Publishing Platform; 1ra edición (20 de febrero de 2013)
  7. Platón – Dialogos. Volumen VI. Timeo y Critias. Biblioteca de clasicos grecolatinos.
  8. IEDA – Marine Geoscience Data System y datos del Shuttle Radar Topographic Mission (SRTM)
  • 230
    Shares
Related Posts

Leave a Comment

Portal de Esditores
gigantes en la biblia y paralelos con historias sumeriascoincidencias entre el relato de Platon y el ojo del Sahara